jueves, 15 de julio de 2010

Jane Eyre


Hoy voy a comentar mi libro preferido: Jane Eyre de Charlotte Brontë.

Sin duda es un libro que me marcó. Tuve que leerlo en la carrera para la asignatura de novela inglesa, y a pesar de ser una novela "obligatoria" de leer, que parece que siempre que te obligan a leer un libro te resulta pesado y aburrido, tengo que agradecer a la profesora que eligiera esa novela para analizar, porque se convirtió en mi libro preferido.

Lo que más me gusta de la novela es la forma en la que se describen los protagonistas principales, Jane no es la típica mujer guapísima, al estilo cenicienta. De hecho, físicamente la autora no la describe como una mujer de extraordinaria belleza. Aún así, nos hace enamorar de su protagonista con toda la belleza interior que posee. La presenta como una mujer fuerte, inteligente y apasionada a la vez. Yo creo que es eso lo que hace la obra tan extraordinaria, consigue imponer la belleza de una mujer, no la belleza de un cuerpo y una cara.
Brontë demuestra su gran valía a la hora de describir a Jane, de tal forma que cuando lees el libro quieres ser y sentir como ella, y no puedes menos que admirarla. Así mismo, aunque los personajes femeninos se encuentran mucho más definidos, no puedes evitar sentir una atracción irresistible hacia el Sr. Rochester.

Cuando leí esta obra pensé que la escritora era una mujer muy valiente, porque hay que tener mucho coraje para escribir un libro así, en una época donde las mujeres eran prácticamente un mero objeto decorativo. Tengo entendido que este relato es casi un autorretrato de la autora, y siendo así se entiende que Jane (al igual que su creadora Charlotte Brontë) sean mujeres que luchan por ganarse su sitio en el mundo, en una sociedad que pone muchas dificultades a las mujeres.Me gusta mucho la personalidad de la protagonista de esta novela, tiene una mentalidad asombrosamente moderna para su tiempo, se esfuerza por mantener su independencia y lograr ser feliz.
Jane, opta por vivir en un orfanato antes que con familiares que la desprecian, sabe que la mejor vía para ganarse el sustento es la de tener una buena educación, por lo que se esfuerza al máximo para lograrlo. Consigue trabajo como institutriz de la hija del señor Rochester... Es un relato donde hay dolor, valentia, amor y misterio. Me gustó mucho sobre todo por las descripciones que realmente te expresan todos los sentimientos al grado de que te provoca a ti lo que realmente esta sintiendo Jane, el libro esta muy bien escrito y la historia es muy conmovedora desde que Jane era niña, hasta que conoce al señor Rochester y se enamora de él perdidamente y todo lo que tiene que pasar su amor para que finalmente pueda consumarse. Es una novela romántica llena de contrastes, cambios de suerte, decepciones, coincidencias y hechos milagrosos.

Esta interesantísima obra fue escrita por Charlotte Brontë (generalmente se pronuncia Bronté), una joven mujer criada en un ambiente estricto que casi nunca salió de su casa ni tuvo relaciones sociales, y que sin embargo pudo imaginar perfectamente las complejísimas emociones y los sutiles pensamientos de un gran número de personajes, y escribirlos, por supuesto, hilando una trama intensa y compleja.
Ésta es otra de esas novelas que tienen un lugar privilegiado en la historia de la literatura inglesa y es, también, una de esas novelas que están considerados por algunos, que no las han leído, como literatura para mujeres. Y no es cierto. En realidad todavía no tengo muy claro qué es eso de literatura para mujeres, pero me parece que poner este tipo de letreros lo único que sirve es para que algunos hombres, prejuiciosos, no lleguen a disfrutar de buenas obras literarias. En Jane Eyre sí que tenemos todos los puntos para catalogarla (de nuevo las etiquetas, pero éstas, inevitables para los que hemos estudiado filología) como novela romántica, para algunos romántica y gótica, lo de ‘gótica’ por el ambiente que la gran mansión y sus misterios proporcionan a la trama, también por ser ella una institutriz, tema que se repite una y otra vez en este género de novelas. Y es posible catalogarla como romántica, no sólo por la época de aparición (1847), cosa que no siempre es decisivo, sino por el estilo y el tema: las descripciones de los personajes, en las que la fisonomía queda marcada por el carácter y la personalidad (Eyre, parece débil, pero tiene algo de fortaleza en su mirada; el sr. Rochester, a simple vista parece feo y algo desagradable, pero, al conocerle mejor, su cara también cambia; las damas, especialmente Blanche es pusilánime, por dentro y por fuera; St. John, es puro espíritu, una mezcla de delicadeza y fortaleza espiritual se le asoma a la cara…); la naturaleza que parece acompañar al estado de animo de los que por ella transitan y llega a participar de la historia misma; las alusiones a países remotos y exóticos, a viajes y a estados de alucinación provocados por extrañas sustancias, extraños ambientes o, simplemente, entre sueños; taras y defectos que pasan de padres a hijos; la misma rebeldía de los personajes, especialmente, de Eyre que no se resiste a soportar su destino de maestra en un internado para señoritas y que luego vuelve a sublevarse ante el quedar callada y perder la oportunidad de amar y ser amada como una persona independiente y única; la forma autobiográfica de la novela, que no siendo exclusiva de la época es tan querida por los novelistas de este momento y podríamos seguir enumerando, pero, como dije antes, no quiero entrar en más detalles, ni desvelar más el argumento.

Lo mejor es que desconectas totalmente del mundo actual y te sientes transportado a la Inglaterra victoriana, sientes de cerca la opresión de la mansión, sufres cuando sufren los protagonistas y compartes sus alegrías.
Lo peor que no quieres que se acabe nunca, y a pesar de ser una novela larga, se hace corta. Aquí dejo un enlace del libro en Internet.

¡Disfrutadla!


http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/OtrosAutoresdelaLiteraturaUniversal/CharlotteBronte/JaneEyre/index.asp







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada